Nadieteve

Chat - Radio

miércoles, 2 de octubre de 2019

Noticias locas: ¿Queré má?... Dame tus pepés

El robo de vasos de cerveza se ha convertido en una tendencia cada vez más popular entre los clientes de los bares de cerveza belgas, tanto que en los últimos años los propietarios de este tipo de establecimientos comenzaron a implementar todo tipo de medidas de seguridad. Por ejemplo, un bar en Gante les pide a los visitantes que entreguen uno de sus zapatos como garantía.
La cerveza belga es famosa en todo el mundo, por lo que no es de extrañar que los turistas acudan a los bares de cerveza cuando visitan el país europeo, pero últimamente muchos han desarrollado el hábito de irse con un souvenir. Philip Maes, propietario del bar The Beer Wall en Brujas, dijo que pierde más de 4.000 vasos de cerveza al año, lo que puede ser bastante caro, ya que muchos de estos vasos son elaboradas obras de arte hechas a medida para su establecimiento. Un vaso de cerveza puede costar hasta 50 euros, por lo que el robo de miles de ellos supone una importante pérdida financiera. Así que Maes y otros propietarios de bares han implementado nuevas medidas de seguridad para desalentar los robos de cerveza.
El año pasado, Philip Maes invirtió alrededor de USD 5000 en sistemas de alarma por cada vaso de cerveza individual, con la esperanza de disuadir a los clientes de intentar robarlos. Estimó que alrededor del 80% de los posibles ladrones se sentirían desanimados por la vergüenza de que suene la alarma cuando intentaran irse, y que el otro 20% se consideran como personas que siempre encontrarán la manera de irse con un recuerdo.
Otros han optado por una medida de seguridad menos costosa. Dulle Griet, un bar de cerveza en Gante, pide a los visitantes que quieran tomar allí una cerveza que entreguen uno de sus zapatos como garantía. El zapato se guarda en una canasta especial que cuelga cerca del techo, y se devuelve al propietario cuando está listo para irse.
«Cualquiera que beba la cerveza de nuestra casa debe entregar su zapato», dijo el dueño Alex De Vriendt. “Luego los ponemos en una canasta que ponemos cerca del techo. La canasta ahora se ha convertido en una atracción, pero para nosotros sigue siendo una garantía. Los vasos son bastante caros, porque los hemos fabricado especialmente para nosotros».
Todavía no es un método infalible, ya que Alex De Vriendt admite que algunos clientes prefieren irse descalzos, pero con un vaso de cerveza como recuerdo. Aun así, mientras los clientes no intenten entrar descalzos en su bar, acepta cualquier tipo de zapato como garantía.
«En realidad aceptamos todo tipo de zapatos, pero nos damos cuenta de que una ojota no es tan valiosa como el vaso de cerveza», dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario